No te pierdas esta escapada contada de primera mano por dos mujeres con mucha visión: la fotógrafa Inma & modelo Alba. Recorreremos los recovecos de esta isla única y sus tips más recomendables, solo tienes que tomar asiento y dejar volar tu imaginación:

Hace unas semanas tuvimos la suerte de pasar 10 días en Fuerteventura. Fuimos por trabajo pero tuvimos tiempo de disfrutar de sitios maravillosos que ofrece la isla del viento. Nos alojamos en Corralejo, en una casa maravillosa, pero lo que más nos sorprendió de esta zona fueron sus dunas, un enorme desierto que tiene como sorpresa final el Atlántico. Eso sí, como en toda la isla, importante protegerse del viento. Nos gustaba desayunar en Mercadocanarias, una cafetería que tenia los mejores zumos, licuados y unas tostas increíbles.

Muy cerca de Corralejo, visitamos El Cotillo, un pueblecito con un encanto especial, donde nos enamoramos de sus calas de aguas cristalinas, que se van sucediendo una al lado de otra a lo largo de un camino fascinante donde de repente puedes encontrar unas piscinas naturales rodeadas de roca volcánica. Antes de llegar al faro, donde empieza este camino increíble, encontramos dos casas que nos dejaron completamente enamoradas y que como podéis ver en las fotos, hacen de esta zona un lugar irrepetible. Justo cruzando la carretera, pudimos comernos una pasta fresca en Azzurro con vistas al mar que aun tengo grabada en el paladar.

También en el cotillo descubrimos una tienda que nos enamoró por completo, se trata de Lapa Studio, una pequeña tienda multimarca fundada por cuatro chicas que llegaron a Fuerteventura hace ya unos cuantos años y decidieron no volver de la isla. Un rincón que merece la pena visitar y donde además de marcas de la propia isla e incluso portuguesas, puedes encontrar ilustraciones de Bili Puig de la Bellacasa o lienzos de Greta Chicheri, dos de sus fundadoras.

Bajando hacia el sur, nos moríamos de intriga y decidimos visitar Villa Winter, en Cofete. Construida en 1946 por Gustav Winter, y con una larga historia de cuentos y leyendas sobre sus cimientos. Cuentan que podría haber servido como morada de algún alto dignatario alemán huido tras la II Guerra Mundial, cuentan que incluso podría haber sido escondite de Hitler. Pero ya sabemos que no hay que fiarse mucho de leyendas que proceden del boca a boca.

Y hablando de construcciones especiales, otra casa que moríamos por conocer era Casa Jable, una villa particular pero con opción de alquiler en La Pared. Las fotos hablan solas.

Siguiendo por el sur, imprescindible parar a comer en el Mirador de Sotavento. Un restaurante de comida típica canaria. Nuestros favoritos: el queso a la plancha, las papas con mojo verde y las lapas. Todo ello, con unas vistas que no dejan indiferente a nadie, un auténtico placer isleño. Y no puedes dejar de visitar la playa de Sotavento, una de las playas mas extensas de Costa Calma. Y con la característica de unos bancos de arena dentro del mar que la hacen bastante peculiar.

Y la verdad, podríamos seguir siglos. Fuerteventura es una isla llena de encanto y de sitios alucinantes, con carreteras propias de la ruta 66 y con cambios de paisajes que te dejan boquiabierto. Ojalá volver muy pronto y poder seguir descubriendo rincones especiales como el Arco de las Peñitas, una excursión pendiente!