Noelia Blas ha sido la última de nosotras en visitar esta increíble ciudad y además, ¡con estilazo! Descubre sus tips, y apúntalos para tu próxima visita a la cuna del arte y la arquitectura renacentista:

“Después de casi un año sin subir a un avión, el pasado junio tuvimos la suerte de poder salir unos días de España para re-descubrir la siempre bellísima ciudad de Florencia. Era nuestra tercera visita a la ciudad y es que, es una de nuestras favoritas, sin lugar a dudas. Además, tener la opción de volver al extranjero de nuevo después de tanto tiempo hizo que apreciásemos la experiencia el doble.

Florencia es una ciudad que acoge muy bien al turista y es muy accesible para visitas de 3 o 4 días. Se puede recorrer a pie de forma sencilla y está muy bien conectada con el resto de la región toscana. A pesar de no ser una ciudad de gran tamaño, Florencia concentra muchísimos atractivos en su centro histórico y en sus alrededores.

A nivel arquitectónico puede presumir de tener alguno de los edificios más bellos de toda Italia y, en general, se respira arte allá por donde vayas. No puedes perderte, entre otras cosas, el Duomo y su Battistero di San Giovanni, el Campanile de Giotto, el Mercato Nuovo, la Piazza della Signoria, el Palazzo Vecchio y la Iglesia de Santa Croce.

Si estás buscando el mejor sitio para hacer fotos de ‘postal’ de la ciudad, a nosotras siempre nos encanta buscar la luz del atardecer o de las primeras horas de la mañana y acercarnos al Ponte Vecchio y sus puestecitos de joyería tradicional o caminar hasta la Piazzale de Michelangelo, desde donde admirar las mejores vistas de la ciudad.

Además, si tienes un poco más de tiempo o no es la primera vez que visitas Florencia, no puedes perderte sus museos. La Galería Uffizi concentra algunas de las mejores obras escultóricas de Italia y, por supuesto, si eres un amante del arte clásico, no olvidarás la primera vez que estés frente al David de Miguel Ángel, que atesora la Galería de la Academia. El último domingo de cada mes puedes disfrutarlos de forma gratuita, aunque prepárate para buenas colas. Florencia también te ofrece la opción de visitar otros lugares de la región que están fácilmente conectados en tren como Pisa o Siena, y si quieres vivir la Toscana desde dentro te recomendamos el hotel Villa Lena, un antigua residencia de artistas en mitad de la campiña italiana.

Entre visita y visita no olvides que estás en Italia, es decir, el paraíso de los foodies. Para nosotras, el mejor plan es dar un paseo cerca del río con un gelato di pistacchio en mano. Los mejores de la ciudad están en ‘La Carraia’ y en Via dei Neri, son súper cremosos.

En Florencia, además, todo el mundo toma el aperitivo, una especie de cena casual donde degustar pequeños platos acompañados de bebida. Soul Kitchen es una buena opción si te apetece probarlo. Si estás buscando una comida o cena más tradicional, a nosotras nos encanta probar los parpadelle de cualquiera de las trattorias de Santa Croce. ¡Están buenísimos!

Y la mejor manera de acabar el día en Florencia es disfrutar de las vistas de sus tejados y torres cuando cae el sol. El Hotel Calimala ofrece entrada libre a su rooftop en pleno centro de la ciudad. Puedes pedir un prosecco y disfrutar de las vistas 360 a la ciudad.

Hay mil cosas que puedes hacer en Florencia y muchas maneras de descubrirla, pero nuestro consejo es que te dejes llevar por la atmósfera tan especial que tiene y te pierdas por sus callejones. Seguro que hay alguna sorpresa esperándote a la vuelta de la esquina.”

Noelia Blas