¿Qué te inspira en la vida? Si te refieres a inspiración para la fotografía, me referencio casi siempre en un tiempo antiguo. Pintores del siglo XIX, cine clásico, fotografía del siglo XX…
Pero creo que la inspiración está por todas partes. La clave está en estar despierto y atento a todo lo que pasa alrededor. En el día a día mi mayor inspiración es la naturaleza, casi siempre que surge algo en mi cabeza tiene algo que ver. Tengo una lista de Spotify con distintos tipos de lluvia que suelo usar para crear, es como que me transporta a otro sitio. La pista “Gentle Thunderstorm” es mi preferida.
Aunque lo que más me inspira son grandes artistas, estudiar qué exploraron y a dónde les llevó. No sólo fotógrafos, aprender más lo que más me hacer ser inquieta y querer crear. Me gusta mucho la frase «If I have seen further, it is by standing upon the shoulders of giants». Aprender de los grandes es “subirse a lomos de gigantes” para poder llegar más lejos.

¿Cuándo supiste que querías ser fotógrafa? En realidad, desde muy pequeña lo que quería ser era pintora, como mi abuela Toty y por eso estaba decidida a estudiar Bellas Artes. Quizás por miedo a la incertidumbre del mundo del Arte decidí estudiar la carrera doble junto con Comunicación Audiovisual y sin haberlo planeado, la cámara era el nexo de unión entre ellas.
Ya llevaba tiempo haciendo fotos y experimentos en la época del colegio fotografiando a mis amigas y familia pero nunca me había planteado dedicarme profesionalmente a ello hasta la carrera. Además en mi universidad muchas asignaturas de Bellas Artes eran comunes con las de la carrera de Diseño y eso hizo que conociese mundos relacionados con la moda, su historia, su proceso creativo, su representación en fotografía que llamaron mi atención. En esos años complementé mi formación con varios cursos de Dirección de Arte, Fotografía y Marketing de Moda en París, Milán y Londres y más o menos con 20 años, decidí que quería ser fotógrafa de Moda y que iba a poner todo de mí para conseguirlo.

Tienes una sensibilidad especial. ¿Innata, adquirida o una mezcla de ambas? Gracias, creo que es una mezcla de ambas y algo más. Es la eterna pregunta del huevo y la gallina y la verdad es que no sabría responder algo objetivo. Lo que sí puedo decirte es que si crees que tienes una sensibilidad capaz de crear cosas que hablen e interesen al resto, lo mejor que puedes hacer es estudiar mucho, trabajar, aprender, equivocarte, probar, crear, aceptar críticas, creer en ti, modelar tu lenguaje… porque eso es lo que va a formar de verdad tu sensibilidad. Creo que todos somos buenos en algo, pero que sólo sale lo mejor de uno mismo cuando hay formación y trabajo duro detrás. Con esto quiero decir que para mí la sensibilidad o lenguaje que he hecho mío es una mezcla de algo innato, mucho aprendizaje y trabajo constante.

¿Es fácil ser mujer en tu mundo? La verdad es que nunca me he sentido peor valorada o tratada por ser mujer, siempre he trabajado con gente maravillosa y real, y gracias a Dios esas cosas no forman parte de mí día a día aunque que no sea mi realidad no significa que no exista.
Algo que sí me ha pasado varias veces es que al llegar a un trabajo gente del equipo piense que mi asistente es el fotógrafo, y yo su asistente… como si fuese lo “lógico”, no? Puede sonar un poco surrealista, pero si tenemos en cuenta que durante décadas el 99% de los fotógrafos de cabecera de España han sido hombres, tiene algo más de sentido pensarlo. De hecho a día de hoy sigue siendo muy difícil. Hace un año por primera vez en la historia de Vogue España la portada fue hecha por una mujer española. Wow! Hace un año. Pero las cosas están cambiando y estoy ansiosa por formar parte de este cambio.

Conozco a algunas mujeres fotógrafas y el vínculo que hemos creado es algo muy bonito. Somos competencia sana y compañeras de éxitos, preocupaciones, dolores de cabeza por emprender en este mundillo y es increíble cómo nos apoyamos, felicitamos por los trabajos, ayudamos si alguna necesita algo… Todo es mucho más fácil cuando haces equipo, y en este sector hay grandes mujeres a quienes admiro.

En lo que sí coincidimos es en lo complicado que puede ser conciliar con la fotografía de moda, y eso es algo que me inquieta. Igual que no veo dificultades a ser mujer, sí que aparecen cuando hablamos de ser madre (que al final va unido). Quizás ahí está la respuesta a lo anterior como en cualquier otro sector, no?

¿Cuál es tu lugar favorito del planeta? Me vienen a la cabeza muchos, pero si tuviese que elegir uno diría Galicia. Su verde y su mar, cuando voy consigo desconectar de verdad.

Un lugar, un plan y un restaurante imprescindibles en Madrid.
Un lugar: La sierra. Los Molinos y Cerecedilla. Aunque me encante vivir en el centro de Madrid su sierra es mi respiro todos los fines de semana y cada vez que tengo un momento libre me escapo. Tenemos una joya a media hora y soy una afortunada de haberlo podido disfrutar con mi familia desde muy pequeña.
Un plan: Perderse por las calles del centro descubriendo mucho negocio local. Por las Salesas, Chueca, la Latina o el barrio de las Letras. Siempre encuentras algo nuevo que merece la pena conocer.
Un restaurante: Quizás por el momento que vivimos ahora, si tengo que elegir uno me viene a la mente la terraza de Camino, donde he pasado tardes y tardes de vinos desde hace años con mis amigas de la universidad. Con mantas, estufas o solazo, nos daba igual. Espero poder hacer ese plan muy pronto.

¿Quién es o ha sido un icono para ti? A nivel creativo, Grace Coddington. Es un torbellino creativo de quien nunca me cansaré de aprender.

¿Tu artista preferido? Cada día digo uno, no tengo uno concreto. En pintura Goya, Sorolla, Modigliani, Matisse, en escultura Rodin, Oteiza y Giacometti, en cine Anderson y Bertolucci, en literatura Baudelaire, Machado y Alberti, en fotografía Iriving Penn, Richard Avedon, y Peter Lindbergh… en esta lista faltan bastantes, pero dependiendo del día o de en lo que esté trabajando. Eso sí, mi referente principal creo que es Peter Lindbergh.

¿Y tu obra favorita? Hoy, La Danse, de Matisse.

Un libro, una canción y una película.
Libro: El silencio Creador.
Canción: Turnedo, de Iván Ferreiro.
Película: Orgullo y Prejuicio.

¿Y una serie? Me ha encantado ver This is Us durante la cuarentena.

¿Cuáles son tus imprescindibles en el armario? Mi “uniforme” de trabajo, siempre total black. Soy bastante simple en este sentido. Me encanta encontrar algo cómodo, mínimal, de mi estilo y comprarlo 3 veces igual. A casi todas las sesiones llevo ese mismo look que me permite moverme cómoda y me identifica.

¿Algo que nunca falta en tu bolso? Mi colorete. A veces voy volando de un sitio a otro y me salva. Es buena cara al instante!

¿Y en tu frigorífico? Un buen vino blanco seco.

¿Algún tip en clave eco para cuidar el planeta? Buy Less, buy better.
Comprar de forma más consciente en firmas respetuosas con el medio ambiente y con el proceso de producción. Mi generación ha crecido en el consumismo desmesurado y el fast fashion de los 90 y 2000, y creo que está en nuestras manos cambiarlo. Creo que cada vez valoramos más conocer el cómo y dónde se ha hecho lo que llevamos puesto y que además esto nos lleva a querer apoyar a productores cercanos, transparentes y la mayoría de las veces, más pequeños. El valor de la moda está cambiando.
Otro tip, aunque hay mil, compra vintage! Encontrarás tesoros si sabes buscar y podrás darle una nueva vida esa prenda. Hay que apostar por la moda circular.

Un sueño por lograr. Ser madre dentro de un tiempo. Aunque no tengo ninguna prisa ese es el mayor sueño para el día de mañana.

¿Qué vas a hacer cuando acabemos esta entrevista? Preparar la cena. Siempre me ha gustado cocinar y desde hace tiempo me interesa mucho la alimentación. Ahora que tengo más tiempo disfruto haciendo recetas ricas y sanas.