¿Qué te inspira en la vida? La cotidianidad, las cosas en las que aparentemente no nos fijamos. No prestamos atención a todo aquello que tenemos demasiado visto y es ahí donde para mí empiezan las grandes historias.

¿Qué significa para ti escribir? Significa vivir dos veces, entender mejor el mundo y cómo somos nosotros en el mundo. Vivimos en directo, no hay borradores que valgan, y la escritura me proporciona la distancia adecuada para entender y pensar mejor lo que ocurre.

¿Es fácil ser mujer en tu mundo? Nunca he sentido lo contrario.

Un sitio donde eres feliz. En cualquier bar donde haya una buena conversación, unas patatas fritas y una copa de vino blanco.

Un lugar, un plan y un restaurante imprescindibles en Barcelona. El barrio de Gràcia, donde vivo, ir al cine Verdi a ver una película y salir a las 10 e irte al Viblioteca a tomarte una tabla de quesos y un buen vino.

¿Eres más de playa o de piscina? De playa. Aunque siempre escribo sobre piscinas.

¿Quién es o ha sido un icono para ti? Soy muy poco mitómana así que no siento que haya tenido ningún icono. Sí que es cierto que algunas escritoras como Joan Didion, en el momento en que las descubrí, me influyeron mucho en mi manera de pensar y escribir.

Un libro, una canción y una película.
Libro: Me cuesta decidirme por uno, pero Oscuridad total, de Renata Adler, fue una lectura que me costó olvidar. En especial aquella frase: «Puede ser que, accidentalmente, tirara lo más importante».
Canción: Cualquiera de Bon Iver. Re: Stacks, por ejemplo. O Northern sky de Nick Drake.
Película: Manchester by the sea. Es un dramón pero me impactó mucho la delicadeza con la que está contado el dolor.

¿Y una serie? La última que me ha gustado mucho es The morning show. Ahora estoy viendo Olive Kitteridge.

¿Cuáles son tus imprescindibles en el armario? Lo más básico: unos vaqueros cómodos y camisetas de color gris.

¿Algo que nunca falta en tu bolso? Un libro.

En tu frigorífico siempre hay… Aguacates.

¿Algún tip en clave eco para cuidar el planeta? Comprar en tiendas de proximidad y evitar el plástico.

Un sueño por lograr. No sé si es un sueño pero me encantaría aprender sánscrito.

¿Qué vas a hacer con el resto de tu día? Terminar un par de artículos que tengo atascados y por la tarde, ya que es viernes, ir al cine a ver Quo vadis, Aida?