Clara Más es modelo. Una Top model, vaya. Y a la vez es una mujer discreta y sobre todo, muy natural.

Además de ser divertida (¡siempre con una sonrisa!), Clara es una gran amante de la naturaleza y de los animales (¡Su perrita Piga puede confirmárnoslo!).

Y por todo esto y mucho más, ¡a nosotras nos encanta! Así que hoy queremos desvelar un poquito más sobre esta mujer maravillosa.

¿Qué te inspira en la vida? Me inspira la naturaleza; el mar, la luna llena cuando está saliendo y está toda roja… Y me inspiran mis niños cuando se lo están pasando bomba.

¿Cuándo supiste que querías ser modelo? Empecé con 10 años, así que me vino de forma casi natural. Empezó como un juego y se convirtió en mi trabajo. Creo que es una profesión que te da muchas oportunidades pero en la que al mismo tiempo, tienes que tener los pies en la tierra y ser consciente de que, como los deportistas profesionales, tiene fecha de caducidad.

¿Es fácil ser mujer en tu mundo? Pues la verdad, las mujeres en el sector de la moda están mejor pagadas que los hombres… Así que no me quejo! Creo que debe ser de los pocos sectores donde estamos mejor retribuidas que los hombres… Todavía hay mucho trabajo que hacer para conseguir una igualdad real de género…

¿Cuál es tu lugar favorito del planeta? Pues el Cap de Creus, Cadaqués y el Collsecabra son lugares en los que me podría quedar días y días. He viajado mucho, he estado en muchos mares, pero como nuestras costas (la Costa Brava y las Baleares), nada! Soy fan del MEDITERRÁNEO, de su cultura, su gente, su gastronomía, sus costumbres…

Haces mucho deporte. ¿Cuál es tu favorito? Pues me encanta correr, ir a la montaña, nadar y hacer yoga y pilates. No te sabría decir con cuál me quedo, la verdad. Creo que la multidisciplinariedad es lo que me define. Opino que se tienen que hacer prácticas complementarias.

¿Eres más de ciudad o de montaña? Montaña. Desde hace un año que vivimos en Cabrils, el Maresme, buscando otro tipo de vida al de la ciudad. Sin embargo, amo Barcelona. Viví 12 años en el Raval y le tengo un especial cariño a este barrio y al de la Barceloneta (siempre iba allí a correr y nadar; hay un par de clubes fantásticos a pie de playa!).

¿Tu artista preferido? Picasso y Matisse.

¿Cuáles son tus imprescindibles en el armario? Ropa cómoda, especialmente desde que he sido madre. Además, unos buenos tejanos con un buen taconazo para las ocasiones especiales. Y una americana ceñidita negra.

Un libro y una canción.
Libro: ‘El hombre en busca de sentido’, de Victor Frankl.
Canción: ‘Desfado’ de Ana Moura.

¿Algo que nunca falta en tu bolso? Bálsamo labial y pañuelos para los niños. Ah! Y frutos secos para cuando nos entra el hambre.

¿Y en tu frigorífico? Siempre hay huevos del payés de al lado de casa, mantequilla y buenas mermeladas caseras. Tampoco faltan yogurt casero y muuuuuchos quesos.

¿Tu comida preferida? Mmmmm Un buen ‘pa amb tomàquet’ con un buen manchego, jabugo y aguacate. Y un buen vino, of course!
O una crèpe de domingo hecha con cariño.
O un buen tomate de huerto con aceite y sal.
O una buena mozzarella italiana con aceite, sal y albahaca del jardín.

¿Algún tip en clave eco para cuidar el planeta? No tirar comida. Hay mucha gente que pasa hambre. En Occidente se está tirando el 30% de la cesta de la compra.
Trabajé de voluntaria un par de años en el Banc dels Aliments de Barcelona, en el Departamento de Comunicación, ayudando a sensibilizar a la gente, instituciones y empresas para que no desperdicien comida. Hay mucho camino que hacer, pero cada vez hay más empresas colaboradoras.

Un sueño por lograr. Creo que se tiene que trabajar para que la gente haga un consumo responsable, a todos los niveles: alimentario pero también de todo tipo de objetos, ropa, coches, tecnología, etc.
Tenemos insertado en nuestro ADN más reciente que tenemos que consumir más y más sin pensar en sus consecuencias. ¡Menos es más!

¿Qué vas a hacer cuando acabemos esta entrevista? Estoy en Barcelona a punto de entrar a un casting de una crema cosmética. A ver si hay suerte y me cogen! Un beso!