Representa la esencia parisina. Es pianista, profesora de francés, pintora, modelo… En definitiva, ella tiene ese je ne sais quoi que lo es todo y que por supuesto, ¡nos encanta! Anaïs tiene una personalidad arrolladora; de esas que enganchan y crean curiosidad. Por eso, hemos querido conocerla más y mejor.

Descúbrela, ¡te enamorará!

¿Qué te inspira en la vida? Soy muy influenciable y encuentro inspiración casi en todas partes. La literatura y la música son mis principales fuentes de inspiración. Puedo identificarme fácilmente con el personaje de una novela y tratar de ver el mundo a través de sus ojos. En cuanto a la moda, me encanta explorar las tendencias y soy asidua de las nuevas colecciones de las grandes marcas. Y a veces también suelo acercarme a la gente que va por la calle para preguntarles de dónde han sacado su ropa.

Pianista, profesora de francés, pintora… ¿Cómo has adquirido tanta creatividad y sensibilidad? La música, los libros y el dibujo me atrajeron desde el principio. Sobre todo la música. Sea cual sea, siempre ha sido una prioridad en mi vida. Necesito la música por encima de todo. Prefiero incluso una mala canción a que no haya nada de música. La música, igual que la literatura, son para mí medios para despertar emociones profundas y complejas.

¿Es fácil ser mujer en tu mundo? La moda y la enseñanza son ámbitos en los que tal vez sea más fácil ser mujer que en otros. Estos dos campos participan en la evolución de las costumbres. Pero digo «tal vez» porque hablo de mi propia experiencia y no me fío de las generalizaciones. Personalmente, me visto como quiero, en función de mi inspiración, sin tener que soportar comentarios sobre mi aspecto. La moda autoriza la transgresión de los códigos. Eso es lo que me gusta.

Un lugar, un plan y un restaurante imprescindibles en París ¡Es difícil escoger solo uno! Me encanta perderme en las librerías. Adoro la librería Compagnon para la literatura, y la librería Ofr para el dibujo y la fotografía de moda. En cuanto a la comida, ¡el brunch del Klay es épico! Me gusta el café bueno, así que paso mucho tiempo en Hoxton y en Matamata. También siento debilidad por la Cevicheria y por Les petits plats de Marc, un micro restaurante con una mini carta que cambia cada día, donde solo se preparan alimentos sanos, y lo hace un enamorado de la cocina. Y, para ver antigüedades, Emmaüs, Kiliwatch, Episode y el imprescindible Mercado de las Pulgas de Saint Ouen, ¡por supuesto!

¿Cuál es tu lugar favorito del planeta? Voy a ser muy poco original… pero se vive muy bien en París :) Pero si tuviera que renunciar a París, elegiría la dolce vita en la Toscana.

¿Eres más de playa o de montaña? ¡De montaña! Paso la mitad del año en lo alto del gigantesco Mont Blanc. ¡La montaña ofrece una enorme riqueza de paisajes! También es el lugar ideal para escapar un tiempo de la sociedad, para caminar, leer, tejer junto al fuego y recoger los frutos de la naturaleza (rebozuelos, fresas salvajes, arándanos y frambuesas silvestres… ¡Ñam!)

¿Quién es o ha sido un icono para ti? Me inspiran muchas personas. Me resulta difícil reconocerme solo en una de todas ellas. Adoro a los veteranos de la ciudad: Nina Simone, Joan Baez, Bob Dylan, Janis Joplin. Los escuchaba y tarareaba sus temas cuando era pequeña.

¿Tu artista preferido? ¡Sergei Rachmaninov!

Un libro, una canción y una película.
¡Es muy difícil quedarse solo con uno! El maestro y Margarita de Bulgákov y El idiota de Dostoyevski me han conmovido mucho. Aunque en este momento estoy leyendo el muy instructivo El imperio de las creencias de Gérald Bronner y La influencia del olor de los cruasanes calientes sobre la bondad humana de Ruwen Ogien, ¡un pequeño y exquisito compendio de filosofía!

En cuanto a la música, The ever evolving étude de Avishai Cohen, Caligula de Windows 96, Unbleached de TR/ST.

Sobre el cine, diría 2001: Una odisea en el espacio. Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick y Mullholland Drive de David Lynch.

¿Y una serie? Twin Peaks.

¿Cuáles son tus imprescindibles en el armario? Una camisa que me pueda desabrochar y anudar a la cintura, un pantalón de talle alto acampanado, una chaqueta oversize estructurada, tacones altos, un poco gruesos.

¿Algo que nunca falta en tu bolso? Mis cascos y una barra de labios.

¿Y en tu frigorífico? ¡Café y vino tinto!

¿Algún tip en clave eco para cuidar el planeta? Consumir menos y mejor.

Un sueño por lograr. ¡Interpretar un estudio trascendental de Liszt!

¿Qué vas a hacer cuando acabemos esta entrevista? Ayudar a mi pareja a preparar una expo mineralógica con los preciosos cristales que ha encontrado y luego iremos allá donde el viento nos lleve. :)